Sociedad / Edición Impresa
Sociedad / Edición Impresa

conflictos bélicos en la web

Wikipedia se fue a la guerra

Grupos anónimos cuentan los conflictos en internet, según su posición política. Israel reescribe a Palestina. Y viceversa. Otros casos.

Federico Kukso
02.05.2008

Con el El arte de la guerra de Sun Tzu bajo el brazo, los wikisoldados avanzan. Organizan ejércitos para infiltrarse en internet y declararse mutuamente la “wikiguerra”, una contienda en la que gana, no el país que invade más territorios, sino el que logra con mayor velocidad reescribir la historia de su contrincante.

Wikipedia, la enciclopedia colaborativa más visitada del mundo, es escenario por estos días de un cruce de significados, de borrones y redefiniciones propagandísticas varias que promueven la confusión.

La primera alarma de estos movimientos virtuales, que se infiltran en la red para reescribir la historia de conflictos como el de Irak, Kosovo o Palestina según su posición ideológica, la encendieron hace unos días en Electronic Intifada, un portal de noticias palestino.

“Guerra en Wikipedia: el plan de CAMERA para reescribir la historia”, se leía (y se lee) en mayúsculas apenas se ingresa en su sitio.

“El grupo de presión pro Israel Comité por la Precisión de la Información sobre Medio Oriente en Estados Unidos (Camera, en inglés) está orquestando, en secreto, una campaña para infiltrarse en la popular enciclopedia online Wikipedia para reescribir la historia palestina, hacer pasar una burda propaganda por hechos reales y tomar el control de las estructuras administrativas de Wikipedia para asegurar que estos cambios pasen o bien desapercibidos o bien queden sin respuesta.”

Como suele suceder, la información se desparramó en cadena. Miles de correos electrónicos comenzaron a circular y a colapsar las casillas en el mundo. Todos reproducían el mismo mensaje y sacaban a la luz un manojo de pruebas: una serie de mails de miembros de Camera interceptados por los periodistas de Electronic Intifada en los que un tal Gilead Ini solicitaba al menos diez voluntarios para no sólo impedir que “los editores antiisraelíes introduzcan todo tipo de prejuicios y errores en muchos artículos relacionados con Israel”, sino para también “tocar” disimuladamente entradas polémicas como “éxodo palestino”, “Hamas”, “Palestina”, o “derecho palestino a regresar”. En el mail, obviamente, se ordenaba “no difundir este mensaje a miembros de la prensa”.

Quienes estudian la red como experimento sociológico saben que este tipo de cibervandalismo no es nuevo. Hace tiempo que Wikipedia –símbolo de la “arquitectura de la participación”– es sacudida por microconflictos. Hasta ahora las batallas se daban más que nada entre pseudociencias, religión y disciplinas científicas. Lo sorprendente ahora es que los “falsos editores” –tal como se conoce a quienes sólo ingresan para desinformar– se organicen y orienten sus acciones a objetivos bien delimitados: políticamente delimitados.

Incluso hay sitios que en tono de broma promueven estos arranques cibervandálicos. “Mientras no pierdas el anonimato todo está bien”, advierten en la Enciclopedia Dramática, versión paródica del wikioráculo de internet creado por Jimmy Wales en 2001 y que ya alcanzó los 10 millones de artículos.

Como en Youtube, en Wikipedia hay jerarquías. Están los “voyeurs” (lectores ocasionales) y los “administradores”, que supervisan a los editores. Cuando un administrador advierte en un editor un patrón de alteración maliciosa le puede revocar sus facultades (si se clickea en “recent changes” se puede ver quién cambió datos de una entrada).

Con eso en mente, en los mails difundidos por Electronic Intifada, Gilead Ini recomendaba “registrarse evitando usar un nombre de usuario proisraelí”, “no hacer muchos cambios” y “editar artículos no relacionados con Israel para no levantar sospechas”.

Uno de los voluntarios enlistados, un tal “Zeq”, alentaba a sus wikicolegas: “Ganaremos esta guerra tras construir nuestro Ejército, equiparlo y entrenarlo”. Los administradores de Wikipedia le enfriaron el entusiasmo: no se durmieron y ya lo bloquearon.
Jueves 29 de octubre
Año VIII | Edición Nº781






Herramientas de Usuario
© 2008 - 2009 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
NetLabs   IAB   Datahost