Deportes / Edición Impresa
Deportes / Edición Impresa

va por algo inédito: la copa y el clausura al mismo tiempo

El Pincha quiere volver a ganarle a la historia

Hasta ahora, durante el primer semestre del año, ningún equipo argentino se consagró campeón simultáneamente en el torneo local y la Libertadores. Ni el Newell’s de Bielsa ni el Boca de Bianchi lo pudieron conseguir.

29.04.2010

Manos arriba. Dos imágenes habituales de Estudiantes: el saludo victorioso a la tribuna y las indicaciones enérgicas de Alejandro Sabella, el entrenador.

Alejandro Sabella es consciente de que su Estudiantes está en camino hacia la posibilidad histórica de conseguir lo que ningún equipo argentino logró desde que en 1991 nacieron los torneos cortos: alzarse con la Copa Libertadores y el Torneo Clausura en el mismo semestre. Por eso, a pesar de que el discurso reinante en La Plata siempre fue “la prioridad es la Copa”, el técnico ahora se juega un pleno en las dos competencias. El martes, apostó a los suplentes para enfrentar a San Luis de Potosí en los octavos de final, y le salió bien, con un triunfo en México. Puntero asimismo del torneo local con sólo tres fechas por jugarse, ahora el Pincha quiere toda la gloria que en 1992 Newell’s estuvo a un paso de conquistar (ganó el Clausura, pero perdió por penales la final de la Copa), y a la que el Boca de Bianchi ni siquiera aspiraba (ponía a los titulares en la Libertadores y suplentes en el Clausura).

“Nuestra prioridad es la Copa”, aseguró Sabella a principio de año, antes de la pretemporada. Claro, el Pincha tenía –y tiene– que revalidar el título conseguido en 2009, por eso todos los cañones apuntaban a esa competencia. Pero las vueltas del Clausura cambiaron la perspectiva y, con la posibilidad de consagrarse campeón argentino tan cerca (a 270 minutos), la ecuación se invirtió. A México no viajó la columna vertebral del equipo, léase Desábato, Angeleri, Verón, Braña, Sosa y Boselli, que sí estarán el domingo ante Chacarita. En todo el Clausura –que se acortó por el Mundial de Sudáfrica, lo que benefició al Pincha–, Sabella cuidó a los titulares en dos partidos: en la cuarta fecha, en la derrota 3-2 contra Independiente y en la octava, en el empate 0-0 contra Lanús.

Si bien varios equipos lo intentaron, ninguno llegó a coronarse en ambos torneos en el mismo semestre. El que estuvo más cerca fue el Newell’s de Bielsa, que fue campeón del Clausura 1992, pero perdió por penales la final de la Copa ante el multilaureado San Pablo de Telé Santana. Carlos Bianchi, en cambio, se dedicaba íntegramente al certamen continental, y ponía suplentes desde temprano en el torneo doméstico. Así y todo, en 2003 (tercera Copa que ganó con Boca) terminó segundo, peleando la corona con River hasta la penúltima fecha. Miguel Ángel Russo, ganador de la Copa en 2007, también fue subcampeón en el Clausura, pero jugando con suplentes.

Otro equipo que hizo historia fue el River de Ramón Díaz, que en la segunda mitad de 1997 consiguió dos títulos –las vueltas olímpicas fueron con cuatro días de diferencia–, pero en ese caso los títulos fueron del Apertura y la Supercopa (superó al San Pablo en la final). Sabella tiene viento a favor para entrar en la historia, con un pie en los cuartos de final y puntero del Clausura. En el torneo pasado, por priorizar el Mundial de Clubes, adelantó varios partidos y dejó escapar un campeonato que, por los tropiezos de Newell’s y Banfield, pudo ser suyo. Ahora, el DT no piensa repetir errores.

La Sudamericana 2010 viene con un regalo

El sorteo de la Copa Sudamericana 2010, que se disputará entre agosto y diciembre próximos, dejó ayer una novedad: el campeón de la edición 2010 se clasificará directamente a la Copa Libertadores del año que viene, según anunció el presidente de la Confederación Sudamericana, Nicolás Leoz.

De todos modos, no es la única novedad. La otra sorpresa es que el cupo de equipos participantes pasó de 32 a 39, con uno más de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. Así, y por primera vez desde el surgimiento del torneo en 2002, cada país tendrá tres representantes (exceptuando a la Argentina y Brasil, con seis y ocho, respectivamente) que jugarán un total de 76 encuentros, cuando se suba el telón el próximo 4 de agosto.

En una edición ya sin más invitaciones para Boca y River, los participantes nacionales se eliminarán entre sí en sus apariciones por la segunda fase y, quienes accedan a octavos, no chocarán con conjuntos brasileños. Por ahora, y en plena lucha, los que están con un pie en la Copa son Independiente, Banfield, Estudiantes, Argentinos Juniors, Newell’s y Vélez. Será cuestión de ver qué pasa.
Jueves 29 de marzo
Año VIII | Edición Nº781






Herramientas de Usuario
© 2008 - 2009 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
NetLabs   IAB   Datahost