El país / Edición Impresa
El país / Edición Impresa

repudio unánime a los ataques contra el periodismo

El Senado se unió contra los escraches

El kirchnerismo acompañó el repudio a pesar de que el matrimonio presidencial había vuelto a cuestionar a los medios el día anterior. Y votó junto con la oposición un proyecto que rechaza los actos de “hostigamiento y persecución”.

29.04.2010

Libertad de expresión. En esa comisión fueron recibidos los periodistas atacados en afiches anónimos y que hoy serán sometidos a un juicio “ético” de Madres de Plaza de Mayo.

El Senado repudió de manera unánime “todo acto de violencia, intimidación, hostigamiento y persecución que atente contra la labor de los periodistas y los medios de comunicación”. Cinco horas le llevó al cuerpo votar un proyecto cuya redacción tenía seis renglones. En ese lapso hubo fuertes cuestionamientos hacia el gobierno nacional –al que la oposición ve detrás de la metodología de aprietes– y enojo del oficialismo por ser tildados de fascistas y por la tapa de la revista Noticias, que hizo un fotomontaje de Néstor Kirchner como Adolf Hitler. La política, la libertad, el poder, la historia del peronismo, la crisis del 2001, la democracia y la dictadura aparecieron en los discursos de los senadores cuando les tocó hablar del periodismo y la libertad de prensa.

A pesar de que siempre repite que él no es un librepensador, en este tema Miguel Ángel Pichetto permitió que el libre albedrío domine su bancada. De hecho, el rionegrino fue el primero de los kirchneristas que se mostró solidario con los periodistas del Grupo Clarín escrachados en afiches anónimos. Ayer cerró su intervención desligando al gobierno del actual clima de presión sobre medios y periodistas y citó a Cristina Fernández pero no a Néstor Kirchner, que desde la CGT había calificado a la “concentración mediática como la principal fuerza de oposición”.

Si no hubieran primado las vanidades que usualmente llevan a todos los senadores a hacer uso de la palabra, el cuerpo se hubiera dado por cumplido de cerrar el debate después de que hizo uso de la palabra la cordobesa Norma Morandini. Con el tono mesurado que la caracteriza, la compañera de bancada de Luis Juez, le pidió a Cristina Fernández de Kirchner que desaliente a Hebe de Bonafini de realizar hoy un juicio público en Plaza de Mayo contra varios periodistas, entre ellos Magdalena Ruiz Guiñazú y Joaquín Morales Solá, quienes estuvieron más temprano en el Senado. “El sufrimiento no da derecho a organizar una sociedad a medida de los despojos”, dijo para desalentar la idea de esos tribunales populares. Recordó que “todos los argentinos les debemos a esas madres que increparon al poder militar”, dijo, e hizo la defensa de la libertad de prensa y al derecho a “vivir sin miedo”. Recordó que tuvo miedo cuando, en el juicio a las juntas militares, Emilio Massera se levantó y con el dedo acusador admitió que se sentía “responsable pero no culpable”. “Quizás le estaba diciendo a toda la sociedad que era la responsable por haberlo dejado matar”, concluyó la senadora cordobesa.

Desde el espacio opositor, la porteña María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica, dijo que Bonafini es una aliada del kirchnerismo que “recibe un cuantioso financiamiento del Gobierno” y le pidió a la Presidenta que la llame a “recapacitar”.

Desde el oficialismo, la entrerriana Blanca Osuna dijo en cambio que “se está poniendo en duda la noticia. Se la está cuestionando y eso está bueno”. La senadora kirchnerista habló de un desbalance en los medios a favor de la oposición. El neuquino Marcelo Fuentes dijo que el punto de la cuestión era “el Grupo Clarín y el señor Héctor Magnetto como jefe de la inteligencia de ese grupo”. Sus palabras desligaron al Gobierno de la pegatina de afiches y dieron a entender que el propio grupo periodístico podría haberlos ideado ya que al victimizarse se había beneficiado. No por casualidad los senadores tuvieron que ratificar su compromiso con la libertad de prensa. También quedó en claro que al oficialismo le cuesta aceptar que al periodismo le toca poner en cuestión al poder que desde su cima tiene a mano la posibilidad de actuar discrecionalmente.
Jueves 29 de noviembre
Año VIII | Edición Nº781






Herramientas de Usuario
© 2008 - 2009 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
NetLabs   IAB   Datahost