El país
El país

CÓMO AFECTA EL PROYECTO A LOS GRANDES GRUPOS

Un golpe al corazón del poder multimediático

La ley que impulsa el Gobierno obliga a compañías que concentran el mercado a desprenderse de la mayor parte de sus negocios. Luciana Geuna.

28.08.2009
Dejar un comentario

Ayer, mientras el diario Clarín celebraba un nuevo aniversario de su fundación con un brindis en el cuarto piso de su edificio, el Gobierno mandaba al Congreso de la Nación el proyecto de Ley de Servicios Audiovisuales. De aprobarse, el texto modificará las reglas que rigen la distribución de las frecuencias de radiodifusión desde hace 30 años, y perjudicará, sin posible retorno, la concentración de medios del grupo mediático más grande del país.

Las razones del desencanto se podrían contar en pérdidas millonarias de negocios y, peor aún, en el ingreso de nuevos y poderosos jugadores al mercado de las telecomunicaciones al habilitar la participación de empresas de servicios públicos al negocio de la televisión por cable.

El proyecto de ley fue una promesa que Néstor Kirchner se encargó de mantener pendiente durante toda su gestión, a tono con las buenas relaciones que mantenía con Clarín. Declarada la enemistad, la llegada del proyecto al Parlamento será el escenario de la batalla más explícita entre los dos bandos.

Del lado de los medios no estará sólo Clarín. Los párrafos de la nueva norma –que, entre otros objetivos, busca democratizar la distribución del espectro radiofónico– dejarán también fuera de la ley a varios grupos empresarios como es el caso del holding Vila-Manzano. ¿Dónde están los cambios que afectan su actual situación? Hasta ahora, una sola persona podía tener hasta 24 licencias de televisión abierta y radio y no había ningún límite para la suma de licencias de servicios complementarios como el cable. Ese límite fue ampliado por Carlos Menem por pedido de los grandes grupos. Hasta entonces el límite máximo era de cuatro licencias por empresa. Con la nueva regulación que pretende el kirchnerismo, el tope será de diez licencias para televisión abierta y radio. Además, quien tenga televisión abierta no podrá tener cable y ningún prestador estará habilitado para tener más del 35% del mercado. Así, de prosperar la votación en el Congreso, las condiciones de funcionamiento del multimedio que encabeza Ernestina Herrera de Noble serán todas irregulares.

Por un lado, no podrían mantener el emporio Cablevisión- Multicanal que luego de la fusión copó el 80% de la torta de clientes del cable. La nueva ley prevé que sólo otorgará una licencia por propietario. O sea, que no sólo deberían desprenderse de una de las dos compañías sino que también les correspondería reducir radicalmente el porcentaje de sus abonados. La fusión también está en camino a ser objetada por el Gobierno por sendas administrativas.

Con el objetivo de ampliar la heterogeneidad en la producción de contenidos, el proyecto establece que los operadores de cable sólo pueden tener una señal propia. Es decir, acepta que el negocio de los servicios de suscripción pueda dividirse en tres operadores principales, pero no así los contenidos. En palabras claras, Clarín debería elegir si quiere quedarse con TN o con Volver o con algunas de todas las señales que tiene en el aire de la televisión privada. El problema se complejiza aún más si se toma en cuenta que de querer continuar con el negocio del cable, no podría hacerlo con el de la televisión abierta. Es decir. O canal 13 o Multicanal. Los dos juntos sería ilegal.

El nuevo panorama también suma nuevos jugadores. Los licenciatarios de servicios públicos pueden participar de los servicios de radiodifusión, un derecho que ahora está prohibido. De esta manera, las telefónicas podrán entrar al mercado del triple play, habilitando que una misma empresa ofrezca televisión, internet y telefonía. Este punto es uno de los más criticados por la oposición porque, a pesar de que el proyecto establece controles, nadie puede garantizar que los gobiernos de turno no se conviertan en ejecutores de presión sobre compañías que presten servicios públicos –por ende dependen de la relación con el Estado– y que además tengan un canal de televisión. La disputa acaba de empezar.

Espacio de los lectores

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pausibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del REGLAMENTO será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

la dudu 49 años  | 

y a los ricachones no les va a hacer mella esta desicion,pero lo que va a acarrear son mas despidos,eso si que es jodido,triste!!!

miñon pijo 0 años  | 

en este momento Lilita, se encuentra junto a sus apostoles descifrando las escrituras que le entrego Mickey en su reciente viaje a Disney, en ellas se vaticinarian nuevos apocalipsis !!!!!

Segun el Jefe de Asesores del Area 99 años  | 

De Comunicaciones. Quien publicó una extensa nota en un medio (que no se menciona en esta oportunidad, pero que esta a disposición de cualquiera) TODOS LAS PROPUESTAS LEGISLATIVAS DE TODOS LOS PARTIDOS, TENÍAN UNANIMIDAD en relación a que el contralor debía ser por parte del PODER EJECUTIVO NACIONAL. ¿Dónde esta el problema ahora? porque no se entiende mucho lo que cuestionan ahora. lac

vilela 55 años  | 

Me parece que se confunde el enfoque de los vicios. El tema de los MONOPOLIOS se debe corregir con leyes COMERCIALES, pues NINGUN monopolío debe estar permitido, incluido el de los medios de comunicación. Si corresponde tratar por la Ley de medios de comunicación determinar quienes pueden ser actores activos y los límites según el medio para evitar la concentración de recursos de comunicación diversos en un mismo actor, incluido el Estado. El NEGOCIO debe regularse como dije anteriormente por leyes comerciales. Considero que el tema Clarín está sobredimensionado, pues en el interior este grupo tiene medios pero de ninguna manera "le hace la cabeza a nadie" o tenemos un criterio de analisis mas sabio o Buenos Aires se traga cualquier sapo.

Milena 45 años  | 

¿De qué prensa adicta al oficialismo hablan los que hablan de ello? No tienen autoridad moral para decir tamaño disparate, a toda hora y por cada medio. No la tienen porque no resisten el menor análisis, ni la menor reflexión, son dirigentes/periodistas cero autocrítica que se la dan de "independientes", cuando bien sabemos que sus sueldos los pagan las multinacionales sojeras asociadas a las respectivas corporaciones mediáticas. Y lo que es peor, se rasgan las vestiduras hablando de libertad de prensa. Bastaba ver los zócalos recién, donde hablaban del "Fracaso de la Cumbre de Unasur" (WHAT?) ¿De dónde sacaron que fracasó? Son unos reverendos hijos de puta, que se oponen a todo porque ya es moda, es deporte oponerse por oponerse. BASTA de mentiras.

1 2 3 4 5 6 7 8
© 2008 - 2010 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
         
NetLabs   IAB   Datahost