Sociedad
Sociedad

EL ROBO AL BANCO RÍO DE ACASSUSO

Piden entre 15 y 20 años para los ladrones del siglo

Fue la pena exigida por la fiscalía en el marco del juicio oral a los cuatro imputados por el espectacular asalto cuyo botín ascendió a 19 millones de dólares.

05.05.2010
Dejar un comentario

Los fiscales del juicio por el denominado "Robo del Siglo" al Banco Río de Acassuso solicitaron este miércoles penas de entre 15 y 20 años de prisión para los cuatro imputados y afirmaron que el verdadero botín del asalto ascendió a 19 millones de dólares entre dinero en efectivo y joyas.

En su alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro, los fiscales Marcelo Vaiani y Gastón Garbus también solicitaron, ante la inminente resolución de una eventual condena, la inmediata detención de los cuatro imputados.

Es que Sebastián García Bolster (40) llegó al juicio excarcelado, Fernando Araujo (41) con prisión domiciliaria y los dos restantes, Rubén Alberto De la Torre (55) y Julián Zalloecheverría (51), con tobillera magnética, todos beneficios otorgados en su momento por el juez de Garantías de San Isidro Rafael Sal Lari.

La pena más alta solicitada por la fiscalía -20 años de prisión-, fue para "El Beto" De la Torre, mientras que para Araujo pidieron 19, para Zalloecheverría 17 y para García Bolster -el único sin antecedentes-, 15.

Todos fueron imputados como coautores de los delitos de robo doblemente calificado (por ser cometido en poblado y en banda y por el uso de arma apta para el disparo), privación ilegal de la libertad agravada, tenencia de armas y dos hechos de encubrimiento agravado (de los robos de los dos autos que usaron para llegar al banco).

Una de las claves del alegato, que por completo fue formulado durante cuatro horas por el fiscal Vaiani, fue acreditar que los cinco delincuentes que el 13 de enero de 2006 coparon el banco usaban armas de verdad y no de juguete.

La diferencia es vital porque la causa llegó elevada a juicio por el juez Sal Lari como "robo calificado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no fue acreditada", cuya pena máxima es de 10 años, y no como "robo calificado por el uso de arma apta", donde la pena máxima se duplica.

En ese sentido, Vaiani hizo referencia a los testimonios del policía Walter Serrano que estaba en el bunker del subsuelo del banco, de los dos vigiladores (todos conocedores de armas) y de varios rehenes, entre ellos, la jefa de operaciones de la entidad que declaró que sintió "el frío del cañón de un arma de verdad", cuando le apoyaron una pistola en la sien.

"Ninguno de los testigos pudo sostener que se trataba de réplicas o armas de juguete. Todos fueron contestes a que eran de verdad. Las armas que dejaron tiradas a modo de burla son de juguete y pertenecen a un chico de 10 años que todavía está esperando que su papá se las devuelva", dijo Vaiani.
La testigo clave del caso, Alicia Di Tullio, ex esposa de De la Torre fue contundente en el juicio cuando reconoció esas armas de juguete como pertenecientes al hijo que tiene en común con el imputado.
Además, Vaiani también recordó que la hermana de "Pepita La Pistolera" contó ante los jueces que la escopeta Browning secuestrada en la causa y que fue utilizada por uno de los ladrones pertenecía a su ex esposo y que incluso un día antes del robo, la estaba probando dentro de la casa y se le escapó un disparo, lo que acredita que estaba apta para ser disparada.

El entrecruzamiento telefónico del VAIC fue otra de las pruebas resaltadas por el fiscal Vaiani, en especial cuando aseguró que el día del robo los cinco celulares atribuidos a los delincuentes reportaban, según las antenas,a las 12 cerca del banco y que se apagaron entre esa hora y las 16, justo el horario del robo.

"En este caso el silencio habló más que las propias comunicaciones", dijo Vaiani.

El fiscal general adjunto de San Isidro también sorprendió en el alegato al asegurar que según lo declarado por un ejecutivo del banco Río durante el juicio, el monto del botín fue de "diecinueve millones de dólares entre efectivo y joyas", cuando en el requerimiento de elevación a juicio lo estimativo de lo robado eran ocho millones de los cuales sólo recuperaron uno y medio.

Hubo también una mención para Mario "El Uruguayo" Vitette Sellanes (54), el quinto imputado en la causa que no llegó a este juicio por una apelación, pero que según resolvió el mes pasado la Cámara de Casación bonaerense, deberá ser juzgado por este hecho.

"Es el gran ausente en este juicio", dijo Vaiani, al recordar que el sistema de rastreo satelital que tenía la camioneta Ford Eco Sport que utilizaba lo posiciona en la faz preparativa y ejecutiva del golpe en los lugares clave.

En tanto, 13 efectivos de la DDI de San Isidro custodiaban esta tarde la puerta de la sala de audiencias -y otros efectivos encubiertos merodeaban tribunales-, ante la posibilidad de que TOC 1 de San Isidro resuelva la detención de los cuatro acusados planteada por la fiscalía.

La audiencia continuaba esta tarde con los alegatos de los abogados del banco Santander Río, que actúa como particular damnificado en la causa, y de las cuatro defensas.

Fuente: Télam

Espacio de los lectores

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pausibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del REGLAMENTO será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

© 2008 - 2010 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
         
NetLabs   IAB   Datahost